¡Imagina esto! Un día entras a la oficina de tu ONG y encuentras a tu director o directora con más cara de aburrimiento que un adolescente en una conferencia sobre la historia del bordado.

Sí, estamos hablando de ese momento crítico en el que el líder de tu causa parece haber perdido la chispa. ¿Cómo afecta esto a la organización? Vamos a descubrirlo.

Si te interesa mejorar la comunicación de tu ONG, la captación de fondos y sus técnicas de fundraising o quieres profesionalizar la forma de trabajar de tu organización, ahora, puedes acceder a todos los cursos de La Escuelita de ONG y empezar por la formación que más te interese. Empieza ahora: inscripciones abiertas.

Un Capitán sin Brújula

Cuando la Pasión se Esfuma: El Drama en la ONG

Imagínate a tu director, esa persona que solía ser más energética que un niño con una bolsa de caramelos, ahora bostezando en las reuniones. Parece que ha cambiado su capa de superhéroe por una manta de sofá. Aquí es donde el drama empieza: proyectos estancados, equipo desmotivado, y la causa social… ¿qué pasa con ella?

Reflexión: ¿Es Esto el Fin?
Ahora, piénsalo. ¿Qué ocurre en tu ONG cuando el líder parece más interesado en su planta de escritorio que en cambiar el mundo? ¿Cómo afecta esto al equipo y a la misión de la organización?

Entre la Autoridad y la Apatía

¿Un Líder Autoritario o un Alma Perdida?

Aquí entra el debate caliente: algunos dirán que mejor un líder que parezca sargento en entrenamiento que uno que ni siquiera levanta la mirada de su café. Pero, ¿es eso realmente lo mejor para una ONG? Un líder firme puede ser genial, pero ¿y si se convierte en un tirano?

Un líder autoritario, a pesar de sus rigideces y mandatos estrictos, tiene una ventaja clave sobre uno desmotivado: su presencia activa y su compromiso con la dirección de la organización. A diferencia de un líder desmotivado, que se pierde en un mar de apatía, dejando a la ONG a la deriva, el autoritario está siempre allí, en el timón, consciente de la realidad y las necesidades de la organización.

Si bien su estilo puede ser duro y a veces inflexible, su enfoque activo permite que exista un diálogo, una posibilidad de debate y discusión. Con él o ella, al menos hay una dirección clara y una oportunidad de conversar o disputar sus decisiones, algo imposible con alguien que ha perdido completamente el interés y la pasión por su misión.

Pregunta Candente: ¿Qué Es Mejor?
¿Qué prefieres en tu ONG? ¿Un director que te haga temblar pero mantenga el barco a flote, o uno que se ha perdido en el mar de la desmotivación? ¿Cómo equilibrar autoridad y motivación?

Empoderamiento del Equipo

Tomando las Riendas: Cuando el Equipo Actúa

Aquí viene la revolución: ¿qué pasa si el equipo de la ONG decide tomar el timón? No estamos hablando de un motín, sino de empoderamiento. En momentos de crisis, puede ser la oportunidad perfecta para que el equipo se una y tome decisiones importantes. ¡Es hora de que todos se sientan capitanes de esta nave!

Despertar: ¿Y Ahora Qué?
Piensa en esto: si tu director está desmotivado, ¿es el momento de que el equipo brille? ¿Cómo pueden los miembros de la ONG aportar ideas y soluciones para mantener viva la causa?

¿Qué hacer con un Director de ONG desmotivado?

Un director de ONG desmotivado no es el fin del mundo, aunque lo parezca. Es una oportunidad para reflexionar, debatir y, quizás, para que el equipo demuestre su capacidad de liderazgo. ¿Quién sabe? Tal vez sea el comienzo de una nueva era en tu ONG.

¿Necesitas ayuda en tu ONG? Contacta con Shofund para mejorar el trabajo de tu equipo.